PIE DIABÉTICO

s_h9991432_001Los pacientes que presentan diabetes mellitus, deben de tener un cuidado especial de sus pies, puesto que si la enfermedad no está bien controlada o se asocia a malos hábitos (tabaco, sedentarismo, falta de higiene o deformidades de los pies sin control podológico) , puede desarrollar lo que se conoce como pie diabético.

La diabetes mal gestionada o en estadios muy avanzados de la enfermedad, ocasiona neuropatía.  Esto es una alteración de la sensibilidad del paciente, que puede hacer que pequeñas heridas, callos o úlceras evoluciones de una manera muy poco deseable hacia infecciones con un pronóstico poco alentador. Este tipo de pacientes al tener alterada su sensiblidad, no perciben el dolor que pueden ocasionar pequeñas lesiones y como consecuencia de llo pasan inadvertidas evolucionando hacia una situación peor.

Unido a la neuropatía se asocian factores circulatorios (isquemia y alteraciones en la cicatrización de las heridas. Esto hace que los pies de los diabéticos deban ser examinados  por ellos mismos con minuciosidad y acudan al podólogo ante cualquier duda para poder detectar los problemas a tiempo. Hoy en día sigue existiendo una alta tasa de amputaciones de miembros inferiores en diabéticos y nuestro objetivo es disminuirla gracias al cuidado profesional y la educación de nuestros pacientes.

Existen una serie de protocolos para el diagnóstico del pie diabético que permiten anticiparnos a que aparezcan complicaciones. Se deben minimizar todos los riesgos de que un paciente diabético sufra un callo, una herida o deformidades mas severas, por eso es importante visitar al podólogo para que pueda orientar al paciente sobre el estado de sus pies y como mejorarlo o conservarlo.