JUANETES

podologo segovia el espinar juanete

 

Los juanetes (Hallux Valgus) aparecen como una deformidad en la cara lateral del pie afectando a la posición del primer dedo y su articulación con el primer metatarsiano. El calzado demasiado ajustado o el uso de tacones pueden hacer que los juanetes sean más dolorosos. No obstante, su origen obedece, en la mayoría de los casos, a factores genéticos.

El tratamiento varía en función el grado de deformidad y de dolor que presente. Abarca desde tratamientos conservadores como el uso de un calzado más adecuado, plantillas o antiinflamatorios. Para los casos más severos o dolorosos queda reservado el tratamiento quirúrgico.

La cirugía de juanetes se realiza con anestesia local y el paciente sale caminando por su propio pie.

Existen multitud de opciones quirúrgicas para el tratamiento de los juanetes. En cada caso concreto se realiza una técnica u otra atendiendo a las características de cada paciente. En la Clínica del pie de Segovia contamos con muchos años de experiencia en el campo de la cirugía de juanetes y aplicamos las técnicas más actuales para la corrección definitiva de esta deformidad. Programas de formación en EEUU asi como la incondicional presencia en congresos científicos y el intercambio de conocimientos con otros profesionales, hacen bastante segura la solución que proponemos a nuestros pacientes, dejando siempre de lado las técnicas que implican poca seguridad o resultados únicamente a corto plazo.  La técnica que con más frecuencia utilizamos se denomina “scarf”, en la cual la corrección es fijada con un pequeño implante de titanio, que hace que la articulación sea perfectamente congruente y estable con el paso de los años. La colocación de este implante, nos permite hacer una cirugía más segura y permite al paciente empezar  a caminar desde el primer día con un zapato postquirúrgico, que cambiará por un calzado deportivo en dos semanas. El postoperatorio cursa con baja inflamación y pequeñas o ausentes molestias y el paciente podrá hacer su vida normal en el plazo de un mes o mes y medio, dependiendo del caso.